3 tips para usar la agenda de forma EFECTIVA

Siempre en mis cursos o sesiones de coaching para Gestión del Tiempo hago hincapié en una de mis herramientas de trabajo preferida y fundamental: La agenda.

Digo herramienta con el amplio sentido de la palabra, puesto que es un instrumento de trabajo para mi, imprescindible, como un pincel para un pintor o un ordenador para un informático.

Algunas personas me dicen que soy exagerada pero cuando concilias familia, trabajo y algo muy importante hobbies (esas actividades que nos ayudan a desconectar de la rutina o potencian nuestra creatividad), es necesario tener claro que tiempo dispones y como lo distribuyes.

Haz click

Antes de dedicarme a la consultoría, presumía de llevar todo en la cabeza, tenía una agenda pero lo típico nunca la miraba o no siempre escribía. Cometí el primer error de la Gestión del Tiempo y la productividad:

No ser constante, sin constancia no hay rutina y se genera el caos.

Entonces empecé a darme cuenta que se me solapaban reuniones o citas tanto personales como profesionales, llegaba siempre tarde y con la lengua fuera, vivía estresada y mi entorno me lo recordaba. Cuando empecé a leer sobre gestión y me estaba certificando como coach me dí cuenta que:

Aceptar los errores NO es fracasar, es tomar conciencia de tus limitaciones y pasar a la ACCIÓN

Desde entonces  un día a la semana planifico mi semana y cada día dedico 10 minutos a revisar y actualizar mi agenda. Trabajo enfocada en mis objetivos y libero mi mente de los temidos “recuerda que” “hazme pensar” “luego lo hago”.

Dale permiso a tu cerebro a desconectar, a no estar las 24 horas en alerta y deja espacio para pensar ¿Qué quiero? ¿Qué necesito HOY?

Estos 3 tips nos ayudaran a exprimir la eficacia de nuestra agenda, tres ideas clave para que se convierta en tu mejor aliada y porque no, tu mejor amiga, conseguir trabajar enfocados en nuestras metas y como herramienta para evaluar nuestros resultados:

  1. No debemos escribir todo, no olvides que la agenda sólo muestra las citas o tareas confirmadas para ese día, es el foco para nuestra jornada por lo tanto compromisos contraídos con anterioridad o necesarios para cumplir ese día.
  2. Acompaña a tu agenda con una lista de tareas, a parte de la lista propia que realizamos en la agenda de tareas importante y/o urgentes, debemos tener una lista a parte con todo aquellos que deseamos realizar o que es importante para nuestro proyecto con el fin de ir introduciendo estos elementos poco a poco en los espacios libres de nuestra jornada y enfocados en trabajar más allá de lo urgente.
  3. Nos debe acompañar siempre, es igual si es clásica como una agenda de papel o es electrónica, escoge a nivel personal la que más se ajuste a ti, pero solo una para poder analizar su funcionalidad.

Fundamental no pierdas el tiempo, simplifica y actúa.

El día es excesivamente largo para quien no lo sabe apreciar y emplear. (Johann W. Goethe)

Si quieres ganar tiempo al tiempo o aumentar tu productividad,tengo más herramientas para potenciar tus objetivos y enfocar tus 1440 minutos en tus necesidades o deseos.

¿Hablamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *