¿Cómo crear propósitos efectivos?

Este fin de semana he recibido muchos mensajes y preguntas a raíz de mi último vídeo en mi canal de YouTube, que hablaba sobre si tienes tú propósito y foco para el 2019. La pregunta sería ¿qué es un propósito si no es un deseo?. 

Para mí la diferencia básica entre deseo y propósito se encierra en el concepto de resultados, por tanto encierra dos ideas básicas que son disponibilidad y actitud, si nos falta una de ellas o las dos, nuestro propósito se convierte en un deseo. 

En el diccionario su definición ya nos indica la sutil diferencia

Propósito: Del lat. proposĭtum.

1 m. Ánimo o intención de hacer o no hacer algo. 2m. Objetivo que se pretende conseguir.

DeseoDel lat.desidium.

1 m. Movimiento afectivo hacia algo que se apetece. 2m. Acción y efecto de desear (anhelar, sentir apetencia; aspirar a algo).

Haz click

¿Cuántas listas de propósitos para año Nuevo se quedan en deseos que no pasan del primer mes por muy buenas intenciones que pongamos? 

Pues contestaré a esta pregunta de la manera más clara, sin prejuzgar ni añadir culpas, porque practicar el auto-sabotaje no nos lleva a nada, seamos realistas y analicemos dentro de un contexto el resultado , tanto bueno como malo y actuemos. 

Cuando un propósito no funciona normalmente es culpa simplemente que nuestra meta u objetivo estaba mal planteado, aunque deseamos el cambio, no estamos preparados o no lo hemos ejecutado bien ya sea por falta de nivel de disponibilidad o de preparación para realizarlo; por eso se transforma en un deseo lleno de condicionales donde entran las justificaciones como si pudiera, si tuviera más tiempo etc… 

¿Cuáles son las 3 causas principales por las que falla un propósito?

No siempre las cosas que nos proponemos se cumplen, está claro que no podemos predecir el futuro y mucho menos echarnos las culpas pero destacaría estas tres causas principales 

  1. No estar convencido al 100%
  2. No haber considerado bien las opciones 
  3. No haber puesto bien el foco 

Pondré un ejemplo muy común en mi día a día, muchos clientes me piden mejorar su gestión del tiempo como propósito para dejar de vivir con estrés pero les pregunto: 

  • ¿Estas dispuesto a realizar un ejercicio previo de planificación cada día? 
  • ¿Estas dispuesto a no solo centrarte en los beneficios deseados e introducir compromisos y acciones? 
  • ¿ Sabes que los hábitos saludables tienen que comenzar cómo rutinas? 
  • ¿Quieres transformar a tu agenda en tu amiga?

Cuando me contestan que NO, no lo interpreto como que no pueden sino que no están preparados para el propósito, porque nadie quiere vivir estresado pero a veces el estrés se vuelve nuestra rutina como medir nuestra productividad por los improvistos que somos capaces de asumir y solucionar cada día y no los resultados conseguidos a partir de nuestra planificación, como dijo Albert Einstein: 

«Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. 

Y por último te pido que no te prometas cosas que no puedas cumplir, para ser un buen escalador no necesitas subir a la cima, solo dar el primer paso y disfrutar del camino. 

Sitúa tu propósito y foco este 2019 en algo que te motive, realista y te haga feliz pero sobretodo recuerda que la productividad no se mide en acciones empezadas sino en tareas terminadas y no olvides  recompensarte pero eso será otro artículo. 

Recuerda

PROPOSITO = OBJETIVO

FOCO = PLAN DE ACCIÓN

Si quieres crear tu plan de acción para el 2019 o encontrar esos objetivos claros que te ayuden a enfocar tu tiempo y tus deseos ponte en contacto conmigo y juntos podemos conseguirlo mediante una sesión personalizada o un proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *