¿Cómo trabajar el enfoque cuando estamos desenfocados?

A lo largo de nuestra vida profesional vivimos varias etapas, unas más fructíferas ,donde tenemos objetivos claros o es lo mismo estamos enfocados, pero también existen etapas menos fructíferas ,  aquellas etapas en las cuales lo que hacemos y lo que conseguimos no se alinean.

Entra en juego la desmotivación, que transforma la confianza en duda y como un filtro en nuestro objetivo comienza a desenfocar nuestro proyecto profesional o personal diluyendo expectativas e ilusiones.

 ¿Cómo nos desenfocamos?

Cuando la atención se nos desvía , perdemos el enfoque en nuestro objetivo principal y por lo tanto las metas que nos trazamos no son efectivas.

Haz click

¿Tirarías una flecha si vieras borroso?

NO, por supuesto. Visualiza  al tirador con su arco como apoya los pies firmes, respira hondo, mira directamente a su objetivo y sin dudar lanza la flecha. Ahora piensa que pasaría si en el último momento duda o se levanta un viento que puede desviar su trayectoria, fácil, se desviaría la flecha hacia otro punto.

A nosotros en nuestra vida profesional o personal nos puede pasar lo mismo, nos olvidamos de lo que realmente nos importa y nos alejamos de nuestros objetivos, entonces entramos en una etapa de dudas, de centrarnos en lo que no conseguimos y  saturamos nuestro tiempo en cosas que realmente no son importantes, creyendo que cuanto más hagas mejor te irá. Esta idea solo te lleva a comenzar proyectos que luego no terminas y  te conducen a desmotivarte y desear abandonar.

Es ahí donde tienes que parar, anclar los pies en el suelo y recalcularar tus objetivos hacia lo que te motive, te devuelva tu idea inicial.

Reorganiza, revisa tu plan de acción y enfócalo de nuevo.

Sí, asi de fácil y a la vez complicado, PARA, RESPIRA Y SIENTE donde o cuando perdiste el objetivo, donde tu foco empezó a difuminar tus ideas, porque nunca olvides que todo empieza por una primera idea.

Calla a tu saboteador interior y comienza una lista escribiendo:

  1.  Los objetivos que quieres conseguir
  2. Trazar las metas
  3. Revisar tu plan de acción
  4. Reajustar tus valores
  5. Prestar atención en lo realmente importante

Nuestro enfoque va hacia donde la mente dirige nuestras acciones.

Tú diriges tus acciones y recuerda no lo tienes porque hacer solo, como coach puedo ayudarte a encontrar tu foco, crear estrategias que muestren el camino que en su día trazaste y sino trazar un camino nuevo.

¿Hablamos?

Leticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *