¿Conoces tu reloj biológico de la productividad?

Cada uno de nosotros dispone de un reloj biológico que nos regula el consumo de energía, identificando nuestros momentos más activos de aquellos que necesitamos descansar para cargar pilas.

Este es un tema que me apasiona, no lo puedo negar, ser productivos jugando simplemente con el recurso del tiempo y de nosotros mismos.

No sirve únicamente conocer cuantas horas vas a trabajar y que tienes que hacer ese día, eso es el primer paso para gestionar el tiempo de manera eficiente. Lo realmente productivo es conocernos, entender que somos nuestra propia herramienta y dejar de buscar los resultados fuera cuando están dentro de nosotros, sólo hay que parar y observar nuestro rendimiento.

Haz click

Me encuentro muchos clientes o personas que me consultan sobre Gestión del Tiempo, repiten en muchos casos que han comprado libros o cursos de GT pero no les han servido de nada, yo afirmo que funcionan pero debemos entender que no todas las personas son iguales , ni todos los organismos funcionan igual. Gente se siente más despiertos y concentrados por la noche, sin ruidos y otros por la mañana,  primera hora, nunca seguir un patrón determinado porque eso nos lleva a la temida frustración .

Escuchar y observar nuestro cuerpo, nos ayuda a reconocer dos conceptos relacionados con la productividad y fundamentales para sacar el mejor provecho de nosotros mismo, desterrando la idea que el más productivo es el que trabaja más horas….ERROR.

El más productivo es aquel que sabe distinguir en su día a día como funciona su concentración.

Por lo tanto debemos distinguir:

  1. Tu hora de alto rendimiento: sucede cuando tu organismo se encuentra más activo .
  2. Tu hora de bajo rendimiento: se produce cuando tu organismo se encuentra menos activo.

Conociendo estos dos datos podemos analizar nuestro ritmo e identificar cuando se produce estos dos tipos de horas para ajustar nuestras tareas de la manera más productiva:

HORAS DE ALTO RENDIMIENTO

Dispondremos en este espacio de todas aquellas tareas que consideremos más importantes o más complejas para sacar el máximo rendimiento a nuestro tiempo.

HORAS DE BAJO RENDIMIENTO

Dispondremos en este espacio de las tareas más repetitivas o rutinarias que no dispongan de nuestra total concentración pero necesarias en nuestro día a día.

Una vez tengamos identificado nuestro reloj biológico nos daremos cuenta como en menos tiempo realizamos más tareas y así comenzaremos a descubrir que el día nos guarda un gran regalo : TIEMPO PARA TI o tiempo extra.

“Puedes tenerlo todo. Solo no todo al mismo tiempo.”  Oprah Winfrey

¿Te ayudo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *