¿Delegas pero no sueltas?

Esta es la pregunta del millón, la pregunta más recurrente en mis cursos de gestión del tiempo y productividad por todas aquellas personas que se encuentran presas del estrés o la ansiedad, es decir, cuando el número de tareas diarias superan ampliamente nuestro tiempo pero

¿Es imprescindible mi participación en todas las tareas o yo me siento imprescindible?

Delegar es un arte, es mucho más que una transferencia de trabajo y como todo arte se debe aprender a disfrutar, si delegamos sin soltar no sólo multiplica nuestra ansiedad sino que transmite a la persona en la que delegas una sensación de falta de confianza. 

Para delegar con éxito debemos involucrar a esa persona en la responsabilidad de los resultados y fomentar la autonomía para llegar a estos resultados.

Entender que NO delegamos para quitarnos trabajo que no nos gusta o que nos falta tiempo, delegamos para ganar tiempo, tiempo de calidad .

Haz click

¿Cómo utilizar este tiempo de calidad?

Delegar nos brinda de un tiempo perfecto para planificar y programar acciones futuras que nos lleven a objetivos a medio y largo plazo para salir de “la dictadura del ahora” , del YA ,de vivir de imprevistos que se comen nuestro tiempo y no nos dejan pensar estrategias que den valor a nuestro trabajo y a nuestro proyecto.

¿Cómo afecta delegar bien en nuestro entorno?

Cuando delegamos tareas, fomentamos una relación basada en la confianza y en la responsabilidad, aumentamos la satisfacción y la motivación. 

Generamos un reconocimiento en los demás al compartir nuestras tareas, aunque es fundamental que antes de delegar tengamos claro que la persona elegida es la persona adecuada para realizar el trabajo, a quien  hayamos proporcionado  las herramienta útiles y compartido toda la información necesaria para cumplir con éxito nuestros objetivos. 

¿Cómo “soltar”una tarea  con éxito?

  1.  Para minimizar errores y mejorar el rendimiento debemos especificar cuales son los resultados esperados.
  2.  Asignar tareas acordes al puesto y al proyecto encomendado porque sino puede surgir problemas de motivación y productividad. 
  3. Transmitir la responsabilidad de la tarea y la autoridad necesaria para ejecutarla, compartiendo los posibles errores o problemas que nos desvíen de los resultados esperados. 

La comunicación clara , la confianza  la capacitación son las herramientas que aseguran que estás preparado para delegar, para soltar y sobre todo para crear un equipo de calidad en tu entorno.

Las relaciones sólidas se crean cuando se comparte y confía en los demás. 

¿Te atreves?

Si quieres más herramientas de liderazgo y productividad te invito a mis Microcápsula de coaching o las sesiones personalizadas de una hora y media juntos para trazar estrategias que te lleven al éxito y a gestionar tu tiempo de una manera más productiva. 

Attachment.png

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *