¿Es la AGENDA tu amiga o tu enemiga?

Es la primera afirmación que hacen en las sesiones de Gestión del Tiempo, su mala relación con la agenda. Hay distintas reacciones a la pregunta ¿ usas una agenda? unos fruncen el ceño, otr@s hacen una mueca de resignación y muchos abren los ojos como si le nombraras a su mayor enemigo, pero tranquil@s la agenda es una tabla de salvación….doy fe de ello.

Primero debemos definir el concepto agenda para entender que utilidad tiene.

AGENDA: instrumento de planificación para sacar el máximo rendimiento a nuestro día.

Haz click

Por lo tanto no debemos confundir un planificador con una agenda, puesto que la agenda debe contener las acciones diarias, aquello que tenemos citado o programado, no es el cajón desastre donde escribir lo que tenemos que hacer, lo que deseamos hacer y lo que es un deseo poco realista, mientras que el planificador es normalmente semanal y ahí visualizamos todas las tareas y las priorizamos durante la semana.

Agenda de papel Vs Agenda del móvil

Ambas son buena elección, depende de cada uno, en mi caso uso una combinación , lo importante es con cual te sientes más cómod@ y sobre todo, cual te es más fácil consultar.

 Si usamos una agenda y no la miramos es una pérdida de tiempo.

La agenda de papel

Es un elemento más visual y más creativo, puedes personalizarla .

La agenda del móvil

No molesta, si o si la llevamos con nosotros y nos avisa con las alertas de las citas, es más práctica.

¿Qué debemos tener en cuenta en ambas?

1- Reflejar tanto el área personal como profesional del día porque ambas forman nuestro tiempo, que consideras más importante acudir a una reunión o una tutoría de tu hij@ en el cole, pues depende de cada uno pero ambas estarán reflejadas en la agenda como una cita necesaria.

2- Identificar por colores:

las citas o eventos: que son aquellas tareas diarias asignadas con una hora fija, como una reunión o una consulta médica, una visita etc… Esto tenemos que tenerlo claro porque el resto de planificación  dependerá de su duración o sitio. Tendremos en cuenta si nos desplazamos el tiempo de llegada y el lugar.

Recordatorios o tareas: aquellas tareas rutinarias pero necesarias para la jornada, como llamadas, presupuestos, comprar o pagos. Se pueden organizar al rededor de las citas aprovechando tiempos libres o esperas.

Objetivos: estos son los más interesantes pero normalmente en una mala gestión son los desplazados u olvidados. Los objetivos son fundamentales porque son los que nos llevan a nuestro éxito o a nuestro propósito, por lo tanto debemos encontrar ubicación y respetarlos.

“Recuerda que el 20% de nuestras acciones importantes nos llevan al 80% de nuestros resultados.” Ley de Pareto

3- Escucha tu cuerpo y reserva tus horas de mayor rendimiento para las citas importantes y las tareas mecánicas y rutinarias cuando estás menos activo o en MODO automático.

4- Programa solo el 50% de tu tiempo….deja espacio para los imprevistos, nadie puede controlar el 100% de nada.

La agenda es y será tu mejor aliada……REVÍSALA

¿te ayudo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *