Las 4 claves para no saturarte en el trabajo

Muchas veces me consultan como puede ser que se sientan cansados antes de comenzar a trabajar, tener esa sensación de ya no poder y solo llevar media hora delante del ordenador y es fácil responder

 tu mente comenzó a trabajar antes de llegar a tu trabajo

Pensando en todo lo que tenias por hacer o sin concluir, repasando la agenda mentalmente o torturándote por ese propósito que no has  comenzado, pero te pregunto

¿Todo es igual de importante? ¿ ese propósito es imprescindible o solo optativo? ¿ afecta a tú productividad?.

Haz click

Crear hábitos y rutinas es la mejor herramienta para nuestro cerebro, no dejar que vaya por libre y como motor de nuestro organismo, que no genere esa batería de impulsos negativos que solo consiguen alimentar nuestra ansiedad y despertar a nuestro mecanismo de defensa:  El bloqueo.

Nos bloqueamos cuando restamos horas al día, midiendo lo que NO hemos hecho y elevando la autoexigencia, eso sucede cuando vamos mas allá de nuestras posibilidades reales o nos marcamos metas inaccesibles, no delegamos a tiempo.

Con las herramientas de coaching para Gestión del Tiempo nos sentamos y trabajamos centrados en unos objetivos previamente planificados y con la mente entrenada a enfocar nuestra atención en los ítems marcados para hoy, para la semana o para el mes. No  dejamos a nuestra mente vagar libre entre los ladrones de tiempo .

Existen 4 claves básicas para no saturarnos:

  1. Aprende a trabajar en equipo no tienes que hacer todo tu solo, optimiza los recursos y confía compartiendo las tareas .
  2. Aprende a priorizar planifica tus tareas y comienza por las que más se acercan a tus objetivos, aprende a distinguir entre tareas importante y tareas urgentes.
  3. Aprende a crear hábitos para aumentar tu productividad y tu concentración creando una rutina y olvidando la improvisación.
  4. Aprende a gestionar el tiempo libre ese que nos queda entre reuniones, citas o visitas, es ahí donde debemos situar las tareas que no son productivas, pero si necesarias. Descansar entre horas, pausas de diez minutos nos ayudan a refrescar la concentración.

Recuerda enfocar tus objetivos, crea las pautas para llegar a ellos  y optimizar tus recursos sin sumar horas solo sumando acciones.

” ¡ Que extraño: cuanto más me esfuerzo, más suerte tengo!”  H. Ford

Leticia

¿ Hablamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *